En el ciclismo, una meta volante es una línea colocada en dos o tres tramos del recorrido para dar emoción a cada etapa, donde se otorga puntos a los primeros que la cruzan, que no suman en la clasificación final, pero permiten enfundarse un maillot específico durante la competición.

En nuestra organización se denomina “Meta Volante” al premio o premios que se le otorga a las personas que alcanzan ciertas metas, que no hacen parte del premio al finalizar una Campaña.